Strawberry fruits in bowl

Entrevista con Van den Elzen, empresa dedicada a la propagación de plantas

Las tranquilas carreteras que rodean el pueblo de Erp están flanqueadas por campos alternos de espárragos y fresas. No cabe duda de que Van den Elzen Plants ha dejado su impronta en el paisaje de esta región arenosa de la provincia de Brabante. A escala internacional, los productores aprecian la calidad del material vegetal que producen en este vivero. La calidad guarda una estrecha relación con la elección de los proveedores de materias primas adecuados. En opinión de Van den Elzen, el sustrato no es algo en lo que se deba ahorrar.

Frambuesas, fresas y espárragos. Estos son los tres pilares de Van den Elzen en Erp. Bart van Eerdt, director de producción, nos enseña las plantas de fresas en el campo de bandejas en medio de la lluvia. Dentro de poco, trasladarán estas plantas a un almacén refrigerado antes de enviarlas a clientes de toda Europa y otras regiones. Lo mismo ocurre con las plantas de espárragos y las de frambuesas de caña larga. Desde sus inicios como una empresa pequeña, Van den Elzen se ha convertido en uno de los principales productores, con delegaciones en Erp y Maasbree. A fin de proteger el mejor material vegetal, el vivero colabora con cinco empresas de propagación y gestiona una amplia colección de plantas madre.

Expansión

Van den Elzen respondió a la creciente demanda del sector de los frutos rojos en el momento adecuado. La primavera pasada, la compañía adquirió una explotación de 43 hectáreas situada en Maasbree, en la vecina provincia de Limburg. Allí se prepararon rápidamente 25 hectáreas para el cultivo de frambuesas de caña. Hay numerosos planes en marcha para el resto del terreno, entre los que se incluye la construcción de invernaderos que albergarán la colección de plantas madre y permitirán disponer de espacio para propagar esquejes jóvenes. De esta forma se podrán llevar a cabo algunas de las actividades de cultivo en condiciones controladas, lo que garantizará que el material vegetal básico esté libre de enfermedades. La enorme expansión de la empresa es necesaria para responder al mercado, puesto que también crecen los clientes. «Por eso nosotros también nos estamos expandiendo. Queremos seguir destacando y siendo innovadores. Nuestro punto fuerte es el servicio y la calidad», explica van Eerdt.

Interview plant propagator Bart

Planificación a largo plazo

La provisión de material vegetal exige una larga planificación por anticipado. «Nuestra estrategia es la producción en función de la demanda», asegura. «Un 95 % del material vegetal está vendido incluso antes de que se hayan plantado los primeros esquejes. Para que se hagan una idea: actualmente estamos vendiendo plantas que se entregarán en 2021». Si se planta un pequeño esqueje en julio, se convierte en una planta en bandeja y se mete en el almacén frigorífico a mediados de diciembre. Mantener las plantas de fresas en frigorífico nos permite almacenarlas y entregarlas hasta agosto del año siguiente. El cultivo de frambuesas también requiere mucho tiempo. En mayo, el propagador planta el cepellón joven. Durante el año de cultivo, estas pequeñas plantas se convierten en largas cañas. En otoño, se llevan las plantas al almacén frigorífico, donde se exponen a las suficientes horas de frío para garantizar que reanuden el crecimiento adecuadamente en las instalaciones del cliente. A continuación, Van den Elzen entrega las cañas, según la planificación del cultivo. Un 90 % de las plantas de frambuesas se exportan a regiones productoras de España, Italia y Marruecos.

Principales periodos de entrega

Los meses álgidos para la entrega de sustrato son los de primavera y junio. Van Eerdt afirma: «Desde mediados de enero hasta abril, llegan uno o dos camiones diarios de tierra abonada al recinto para llenar los contenedores para frambuesas. En junio rellenamos las bandejas para fresas, por lo que se repite el proceso y el ir y venir de camiones». Desde que Van den Elzen comenzó a producir plantas en bandejas, siempre hemos mantenido una buena relación con BVB Substrates. Desde entonces han pasado unos treinta años. Se podría decir incluso que ambas empresas han crecido como un tándem. La empresa dispone de un segundo proveedor; pedir a un tercero que le proveyera de la mitad de sustrato fue una decisión consciente. «Pedimos las mismas mezclas a ambos proveedores. El motivo es la distribución de riesgos», explica el jefe de producción.

Calidad fiable

Cultivar buenas plantas es comparable al deporte de élite. La calidad del sustrato es prioritaria. Por ejemplo, hace seis años probamos distintos sustratos en la empresa para evitar la formación de una capa impermeable y el consiguiente sellado de la superficie, lo que afecta a la calidad de las plantas. Participó su contacto en BVB Substrates, al igual que otros consultores de los proveedores de sustrato Vos Capelle y Hortinova. «Escogimos los mejores sustratos. Es posible que sean más caros, pero con esto no hacemos concesiones de ningún tipo. Nuestra visión y nuestro compromiso es ofrecer una calidad constante, queremos salvaguardar ese proceso», asegura van Eerdt.

La elección de sustrato

Los contenedores que se emplean para las plantas de frambuesas se llenan por completo de sustrato de coco. En el caso de las plantas de fresas en bandeja, la mezcla se compone actualmente de turba, coco y perlita. La empresa utiliza tres mezclas básicas, según el tipo de bandeja, pero para mantener bien organizadas las cosas, no hace falta más. El empresa tiene la vista puesta en los nuevos sustratos con una menor huella medioambiental. Van Eerdt dice: «Aspiramos a desarrollar métodos de cultivo más respetuosos con el medio ambiente, sin duda ese es el camino que queremos tomar». BVB Accretio, un sustrato sostenible a base de musgo de turbera, podría ser uno de los candidatos. El año pasado se sometió a pruebas esta mezcla en el Proefcentrum Hoogstraten de Bélgica. «Aún no la usamos, pero sí tenemos previsto hacer algunas pruebas con ella. Será interesante comprobar los resultados. Eso sí, solamente se puede llevar a cabo un cambio tan radical después de haber acumulado cierta experiencia», concluye.

Impacto medioambiental

La sostenibilidad ocupa un lugar destacado entre las prioridades. «En nuestro caso, esto significa que cada vez realizamos más cultivos separados de la tierra. Es la tendencia. Recogemos el agua drenada de los terrenos e intentamos reducir su consumo», explica. Lo mismo ocurre con el control de enfermedades. El uso de productos fitosanitarios se restringe cada vez más y está más delimitado. Por eso son tan importantes los programas de cultivo que buscan mejorar la resistencia frente a plagas y enfermedades. «Las líneas de comunicación con los productores de plantas son muy cercanas. Estamos a la última de sus avances». Van Eerdt aclara que Van den Elzen no escatima esfuerzos en lo que a posibles mejoras se refiere. «Sobra decir que instalamos paneles solares donde se puede. Y estamos sustituyendo el plástico en la medida de lo posible por alternativas sostenibles».